República Argentina: 4:16:59pm

Este informe judicial –recopilado por el diario Infobae en base a un análisis de Fraga-  ha reunido testimonios relevantes de distintos ámbitos, analiza el marco constitucional y normativo del área, y termina con conclusiones sobre la crítica situación de las Fuerzas Armadas.

Han sido consultados los ex ministros de Defensa.

Quien ocupara el cargo durante la presidencia de Néstor Kirchner, José Pampuro, opinó que las hipótesis de conflicto tradicionales han pedido vigencia. Agregó: "Los posibles conflictos que pueden venir serían extra-región y en búsqueda de espacios libres, como por ejemplo la Patagonia, donde hay grandes porciones de tierra deshabitada".

Quien fuera ministro de Defensa de Raúl Alfonsín, Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde, Horacio Jaunarena, coincide en la pérdida de vigencia de las hipótesis de conflicto tradicionales. Agrega que un sistema de defensa regional debe "responder multinacionalmente a amenazas que también son multinacionales. Muchas veces no entre Estados, sino entre algunos de estos y fuerzas irregulares, como el terrorismo, y otros como el tráfico de armas, el narcotráfico, las inmigraciones masivas, la trata de personas, etcétera".

El ex ministro de Defensa del Gobierno de la Alianza, Ricardo López Murphy, en su testimonio ante el fiscal federal sostuvo: "Las reformas a emprender se miden en términos de décadas y deben ser pensadas en ese marco analítico, un ejemplo de ello son las sucesivas leyes que bajo la presidencia de Marcelo T. de Alvear se dictaron para el equipamiento de las Fuerzas Armadas" y "Si el Poder Ejecutivo Nacional y el Congreso abordan esta temática con la perspectiva de largo plazo, los graves problemas que enfrentamos pueden ser solucionados".

También fueron recabados los testimonios de oficiales superiores en retiro de las Fuerzas Armadas.

Sobre los escenarios de actuación en las Fuerzas Armadas, el teniente general Martín Balza dice que ellos son la frontera norte, la Patagonia, el acuífero Guaraní, el litoral marítimo, que es el quinto del mundo, Malvinas y su proyección hacia la Antártida.

Para el brigadier mayor Alejandro Moresi, la soberanía argentina se ve afectada por la intrusión de terceros en el aeroespacio nacional en contra de lo que establecen las leyes nacionales, la pérdida de riqueza ictícola por falta de control de la zona económica exclusiva que se extendió a la milla 300, las exportaciones ilegales y contaminantes de minerales, la tala y la quema de riqueza forestal, la devastación de la fauna silvestre, la imposibilidad de permanecer neutral frente a una disputa entre países en conflicto, la eventual finalización del Tratado Antártico, la demanda de derechos soberanos en Malvinas y el Atlántico sur, y las fuentes de agua dulce.

En materia presupuestaria, el comodoro de Marina Eduardo Ganeau señala que, en 35 años, el gasto en Defensa pasó del 3% al 1% del PBI. Si se excluyen los retiros y las pensiones, es solo 0,5% desde 2007 lo destinado al Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y el Estado Mayor Conjunto. De este presupuesto, el 85% es salarios, 12% corresponde a funcionamiento y nada más que 3% a reequipamiento.

Por su parte, el general Julio Hang resume la situación diciendo: "La misma reducción presupuestaria mencionada ha reducido a niveles insostenibles la cantidad de horas de vuelo, de navegación y de ejercitación de la campaña terrestre. Una situación de atraso, acumulada por décadas, crea serias deficiencias en los rendimientos orgánicos, aún más con materiales envejecidos".

El informe del fiscal Di Lello también recoge información proveniente de investigaciones, como el caso del Balance Militar de América del Sur del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, que indica que mientras Colombia le asigna al presupuesto de Defensa 3,2% del PBI; Ecuador, 2,9%; Chile, 2,1%; Uruguay, 1,9%; Bolivia, 1,8%; Brasil, 1,5%; Paraguay, 1,3% y Argentina 1 por ciento.

Pero el testimonio muy contundente es el que prestó Elisa Carrió. Para ella, en 2018 se mantiene la tendencia de caída de inversión que se viene produciendo en los últimos 30 años. Respecto a la disminución del gasto en Defensa con relación con el PBI cita las cifras mencionadas precedentemente del Balance de América del Sur; dice que la asignación presupuestaria afecta las inversiones para modernización, funcionamiento y entrenamiento, siendo "un sistema intrínsecamente desequilibrante y que arrastró a la situación calamitosa de materia y entrenamiento actual".

En cuanto al personal, la diputada nacional sostiene en su testimonio: "Tanto los oficiales, suboficiales como soldados voluntarios deben constituir por la escasez de efectivos un núcleo de alta calidad que proyecten un efecto multiplicador en el desarrollo de operaciones". En materia salarial, afirma: "En comparación con los haberes de las Fuerzas de Seguridad Federales y la AFI, los haberes de las Fuerzas Armadas son entre 35% y 50% menos". También sostiene: "En promedio un piloto formado y con más de veinte años de servicio cobra entre 30 mil y 35 mil pesos, lo que llevó, entre otras cosas, a que en el último año hayan abandonado la Fuerza Aérea 45 pilotos".

Carrió mostró en esta investigación judicial sobre la situación de la Defensa Nacional que tiene capacidad de seguir temas específicos, más allá de su conocida actividad en los temas institucionales y los vinculados a las denuncias de corrupción.

 

(*) El autor es director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría. (Infobae)

 

Más Leídas