República Argentina: 9:14:40am

El cuestionamiento opositor no va solo sobre la cuestión salarial que hoy día es la preocupación número en el ámbito militar. “El presupuesto de Defensa es irrelevante, insuficiente e incoherente para cumplir con la Defensa Nacional, poniendo en riesgo al país y a los efectivos de nuestras Fuerzas Armadas. Por décadas la desatención sobre el presupuesto de Defensa ha provocado el efecto equivalente a una decisión no escrita de 'desarme unilateral', conduciendo a una situación de virtual indefensión del país”, señalaron en las conclusiones de la IV Jornada de Análisis del Presupuesto de Defensa 2023, realizada el 31 de octubre, a las que accedió Clarín.

 

“No está contemplada la equiparación salarial en este presupuesto. Solo se podrá ejecutar si existen refuerzos presupuestarios”, indicó a este diario el radical Carlos Fernández, ex presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados y presidente del Centro de Estudios en Defensa y Seguridad (CEDySEG). De la jornada participaron también la Fundación Pensar (PRO), la Fundación Alem (UCR), la Fundación Hanna Arendt (Coalición Cívica), el CEDEF, el Instituto de Estudios Estratégicos en Seguridad (IEES), además de legisladores, asesores, académicos y oficiales superiores retirados de las FFAA.

 

La equiparación con las fuerzas de Seguridad fue un anuncio que hizo varias veces el ministro Jorge Taiana desde mayo pasado (en el Día de la Armada, en el Día del Ejército entre otros momentos). Pese a los esfuerzos y gestiones del ministro, el "compromiso" de terminar con esa brecha que oscila entre 70 y 90 por ciento, se pateó para 2023.

 

Pero en el Presupuesto no aparecen los recursos para hacerle frente, dice la oposición, que denuncia en cambio “un presupuesto de ajuste en Defensa Nacional”, según el título del comunicado con las conclusiones.

 

“El presupuesto presentado recorta severamente los fondos para el sostenimiento, operación, alistamiento y adiestramiento”, cuestionaron.

 

Advirtieron que los principales proyectos del FONDEF (el Fondo Nacional de la Defensa, creado por ley y que estipula un porcentaje del presupuesto para reequipamiento de las Fuerzas Armadas) “no están orientados a la Defensa y disuasión”.

 

Como ejemplos, señalaron que algunos proyectos incluyen el Buque Logístico Polar que es un carguero para abastecer a las bases de la Antártida, y que la Fuerza Aérea invierte en aviones de entrenamiento como el IA-100 Malvina “completamente civil y no artillado, pero se carece de aviones caza interceptores supersónicos”.

 

La Argentina según resaltaron es el octavo país en superficie terrestre, pero dentro de los 10 países más grandes del mundo, es el que menos gasta en Defensa. El presupuesto representa solo el 0,67% del PBI, que es el 2,9% del Gasto Total de la Administración Nacional para 2023. “Con ello se debe defender 2.766.880 kilómetros cuadrados de territorio continental, 5.316.345 kilómetros cuadrados de espacios marítimos jurisdiccionales y 14.700.000 kilómetros cuadrados de área de responsabilidad de búsqueda y rescate en el mar”, indicaron.

 

“Argentina gasta poco y mal en Defensa -siguieron las conclusiones-. El presupuesto asignado al funcionamiento de las Fuerzas Armadas para 2023 es de 52.952 millones de pesos, lo cual representa un aumento del 53% en términos nominales respecto al funcionamiento de 2022. Sin embargo, la inflación prevista para el 2023 se ubicaría por lo menos en el 90,5%. Esto quiere decir que, en términos reales, se va a reducir el presupuesto operativo militar por lo menos un 37,5%”, señalaron.

 

Más números: estimaron que la Armada tendrá sólo 60 días de navegación en 2023 para adiestramiento naval, cuando hace diez años tenía a su disposición 358 días de navegación. “Hemos pasado de una Armada que se adiestraba todos los días del año a una fuerza que sólo funciona 2 meses al año. Similar es el caso del Ejército Argentino. Según el presupuesto 2023, dispondrá de apenas 3 días de adiestramiento operacional en campaña (fuera de sus cuarteles) y de 15 de adiestramiento operacional en guarnición (dentro de sus cuarteles). En 2012, el Ejército se adiestró 27 días en campaña y 40 en guarnición. El adiestramiento fuera de los regimientos, cayó casi un 90% en 10 años”, completaron.

 

La cuestión salarial

Para Juntos por el Cambio, no hay un "justo reconocimiento" monetario a los militares. “El ministro Taiana y el presupuesto hablan de jerarquización de las Fuerzas Armadas pero no de la tan esperada y vanamente prometida equiparación salarial con las Fuerzas de Seguridad. Las Fuerzas Armadas perciben los peores sueldos del Estado Nacional y le cuestan al Ministerio casi todo su presupuesto”, concluyeron

Más Leídas