República Argentina: 9:24:21am

 “Rusia ya no va a retroceder.  El retiro de posiciones conquistadas por la sangre,   las lágrimas,  el dolor y el sudor durante la Segunda Guerra Mundial, que se produjo desde el momento de la desintegración de la Unión Soviética en los últimos veinte años, ha  terminado”.

Esa es, en esencia – a juicio de los analistas occidentales- la impronta que el presidente de Rusia Vladimir Putin fijó ante sus ciudadanos y que le valió, en el marco de la crisis del Mar Negro, y de los feroces combates que se libran entre pro rusos y el gobierno ucraniano, un alto grado de adhesión popular, particularmente en el ámbito de las fuerzas armadas de ese país que ven ahora la oportunidad de resurgir del ostracismo. Para estos observadores, refuerza esta posición la potencial amenaza de un cinturón antimisilístico SM-3 Block IB de procedencia estadounidense,  y de tropas convencionales, que la OTAN se propone desplegar, especialmente,  en territorios que anteriormente –como Ucrania- pertenecieron a la desaparecida URSS. En las últimas horas del miércoles (28 may 2014) Moscú obtuvo un expreso apoyo de la Argentina a través de un documento en el que expresó su rechazo a los "dobles stándares" que, a juicio de la Cancilleria y en consonancia con un documento interno (ver más abajo) esgrimen Estados Unidos y Unión Europea en torno a la crisis. Esa postura es similar a la adoptada por Argentina en torno a la cuestión de Malvinas.

Para estos observadores, Putin, hábilmente, y utilizando en sentido inverso las mismas estrategias propagandísticas que sus adversarios de Occidente, comenzó una paciente tarea didáctica en sus discursos haciendo notar, en reiteradas oportunidades, que “a pesar de todos los esfuerzos” de Rusia de los últimos más de veinte años para organizar una cooperación de beneficio mutuo y equitativo con Occidente, Estados Unidos y otros países occidentales prefieren guiarse en su política internacional, exclusivamente en base al “derecho de la fuerza” e ignorando las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. 

Señalaron que Putin puso énfasis en que así ocurrió durante la incursión de la OTAN a Yugoslavia a finales de los 90, como, desde su punto de vista, las acciones bélicas libradas en  Afganistán, Iraq y Libia.  Hizo notar que un calco se perfilaba en Ucrania al fin de 2013.pero que allí la tecnología clásica de "las revoluciones de color" fue actualizada mediante el esquema de conexiones de las protestas  "de paz" en las calles, por un lado  y las acciones de los grupos armados, por el otro. 

 

Para los analistas, el premier ruso quiso dejar en claro, en el caso de la crisis del Mar Negro, que “todo tiene sus límites”. Y que, en el caso de Ucrania, los países occidentales cruzaron la línea, “se portaron rudo, en forma irresponsable y poco profesional”. 

Explicaron que lo que quiso decir es que “estas acciones han demostrado que en Occidente se abandonaron al juego de su geopolítica, han dejado de percibir a Rusia como un socio igualitario, con sus intereses legítimos en el espacio postsoviético. La reacción contenida de Rusia a todo lo que sucedía en Kiev desde finales de noviembre del año pasado, fue considerada como la debilidad o indiferencia, y no como el respeto a los procesos de la política interior en el estado soberano”.

Probablemente el punto de inflexión esté marcado por las declaraciones del embajador ucraniano en Minsk M.Ezhel acerca de la posibilidad de la instalación en Ucrania los elementos del Sistema de Defensa Antimisil (SDA) de Estados Unidos a cambio de la recepción por Kiev de la ayuda financiera de los EEUU. Para Moscú, tal oferta implica una amenaza directa a Rusia.

Se especula, además, con que la OTAN examina la posibilidad de la instalación a largo plazo del denominado Ejército en Europa del Este.  En ese plano fueron tenidas muy en cuenta las declaraciones del Comandante en Jefe de las fuerzas armadas de la alianza Noratlántica, Filip Bridlav, quien el martes, el 6 de mayo, en Ottawa sostuvo que la idea sobre la introducción del contingente militar en los países de Europa del Este está propuesta a discusión de los estados que integran el bloque. 

Según el general estadounidense, la necesidad de tales medidas de la OTAN han sido provocadas por los acontecimientos en Ucrania. Antes el secretario general de la OTAN Anders Fog Rasmussen había declarado que la alianza Noratlántica tiene intención de alojar en Europa del Este el adicional de personal militar   para el reforzamiento de la combatividad y la realización de los ejercicios. Ha declarado también la revisión de los planes de la defensa en relación a los acontecimientos alrededor de Ucrania. Además, la OTAN decidió reforzar en el oriente de Europa patrullas aéreas y desplazó los barcos en el mar Báltico y en el Mediterráneo Oriental. 

"Tendremos más aviones en el aire, más barcos en el mar y más ejercicios en la tierra", dijo Rasmussen en Bruselas, señaló que los planes para aumentar su presencia en las fronteras de la OTAN serán realizados en el futuro próximo: "el personal militar de los países aliados será alojado para el fortalecimiento de nuestro preparación, de entrenamiento y de las enseñanzas"

Los analistas consideran poco probable que los elementos del sistema SDA de los EEUU se instalen en cerca de ciudades Lugansk o Donetsk, pero aunque se encontrarían en Dnepropetrovsk, el acercamiento de los misiles americanos a los centros vitales de Rusia a 1000 kilómetros sería inaceptable para Putín. 

En ese contexto, Rusia ve como la variante más peligrosa la  potencial instalación del Sistema de Defensa Antimisil en tierra.  Entiendo que, un buque crucero misilístico o un destructor de iguales características no pueden acercarse a las fronteras de Rusia. Pero misiles montados a  rampas universales verticales de lanzamiento Mk 41 como en los barcos, desde el territorio de los países europeos, pueden ser apuntados constantemente a la Federación Rusa. Además,  siempre a juicio de los observadores militares, las rampas de lanzamiento pueden ser montadas, por ejemplo, en un contenedor mercante standard de 40 pies. Tales contenedores pueden encontrarse en cualquier parte del mundo, por ejemplo en los países bálticos o en Ucrania. Señalan que es imposible controlar el contenedor. Los barcos llevan  cantidad innumerables de ellos y, en consecuencia, cualquier tren de carga puede ser el portador de los cohetes. Los porta contenedores de mar multipropósito, que llevan por ejemplo, automóviles, pueden ser instalados en cualquier terminal de transporte o simplemente en el depósito.

Para los analistas rusos, hay un temor adicional. Aviones de transporte pueden entregar, solo en horas, los contenedores en cualquier base aérea estadounidense, por ejemplo, en la base Konstantse (Rumanía).  Advierten que el rango de llegada en caso de instalación en esta base de los antimisiles SM-3 Block IB disponible es el siguiente: Moscú (1437 km), San Petersburgo (1756 km), Rostov-en-Don (925 km), Krasnodar (825 km), Kalinin-granizo (1310 km), Tver (1498 km), Saratov (1520 km), Yaroslavl (1686 km) y Orenburgo (2133 km).

Moscú sostiene que dentro de la comunidad mundial no hay la comprensión adecuada de las amenazas que le trae el sistema SDA americano. Y  enfatizan en que este sistema no es defensivo sino ofensivo. Es el sistema del primer golpe. Para sus analistas, los estadounidenses, desarrollando el sistema antimisiles balísticos,  ocultan en primer lugar a sus aliados el carácter ofensivo de esta arma.

En este marco, un memorandum que circuló en los círculos militares señaló (N de la R las faltas de sintaxis y tiempos de verbo son originales:

Los aliados se usan "a ciegas". Comprimiendo la psicosis, los EEUU asustan a Europa por las amenazas que no existen y bajo pretexto de la necesidad de "paraguas" defensivo arrastran el sistema de choque, que debe ser máximamente acercado a los objetivos en el territorio de Rusia. Todos los países, relacionados claramente o de manera secreta a SDA, deben comprender que el golpe de respuesta en caso de la Tercera Guerra mundial será puesto por sus territorios. Y para que tal situación no surja, de este deben ocuparse mismos países. Deben saber que su destino – en sus cabezas. La salida de una nueva crisis de cohete – la renuncia de nuevos  miembros orientales de la OTAN de la participación en esta unión. La comunidad mundial no es necesaria en Tercera Guerra mundial, por eso el objetivo de Rusia y toda la comunidad mundial debe ser la disolución de la OTAN, que de  hecho es bloque completamente arcaica.

Y los elementos del SDA es un sólo dirección  de la posible expansión de la presencia militar de la OTAN en Ucrania. Si ahora los estadounidenses, sin ocultar, colocan en el territorio de Ucrania laboratorios de viruses, que pasara cuando la última resistencia desaparezca? ¿Podría Rusia mirar con calma, ya que alrededor de ella cierra del anillo y al mismo tiempo estan en peligro millones de rusos que viven en Ucrania? El Occidente en sus juegos geopolíticos llegó a la línea roja a partir de la cual - una grave violación del equilibrio geopolítico en la región del Mar Negro, y, potencialmente, en toda la región euroasiática. 

Los intereses de Rusia en la región - no es la ficción sino una realidad que va a tener el Oeste para ser considerado. El diálogo entre Rusia y Occidente no puede y no se desarrollara como una retirada continua de Rusia de sus posiciones. Se da esperanza, que los últimos días, muchos políticos occidentales están empezando a entender esto. Lo que está ocurriendo hoy en Crimea y en Ucrania, en general, demuestra una vez más que un rechazo firme intentos de "expansión" de la OTAN hacia el Este - una herramienta mucho más eficaz para el diálogo, que la persuasiones largas de las personas en Occidente que ignoran sistemáticamente el derecho internacional y los principios de la soberanía del Estado .

 


Más Leídas